Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información consultando nuestra política de cookies. Aceptar

Yes, we Instagram

Paula Lasheras
5 de Febrero de 2019

Siguiendo la tendencia del #10yearchallenge, si miramos el 2008, en plena campaña electoral de los Estados Unidos, surgió un eslogan que marcaría a toda una generación: "Yes we can", de Barack Obama. Era la época en la que Facebook nacía y se proclamaba la creación de las redes sociales. 

Hoy, once años más tarde, nos encontramos en medio de la consolidación de Instagram, la red social con una comunidad creciente más activa y donde parece que las nuevas generaciones tienen mucho que decir. 

Propiedad de Facebook, la red social con más big data hasta el momento, Instagram es un negocio de millones de euros donde se focalizan muchas de las estrategias de comunicación en las redes sociales de las marcas. Por otro lado, quien ha sabido crear una comunidad grande y cualitativa se puede permitir vivir de sus acciones en su perfil, creando así un nuevo oficio: instagramer.

Mientras mucha gente critica los influencers -diciendo que viven del "cuento"-, existe una nueva generación, a veces poco comprendida, que trabaja para que este canal sea una nueva forma de vida. Todas las profesiones y pasiones tienen cabida, rompiendo el cliché de que hace falta que sea visual: desde ilustradores o fotógrafos, que podrían ser profesiones visuales que encajan con la estética de la red, hasta perfiles con contenido de memes, deporte, mindfulness...

Crear una comunidad e interactuar entre los usuarios forma parte del éxito, así como una buena creación de contenidos y ser fiel a la propia personalidad y a los valores que te definan. Con este cóctel de ingredientes y añadiendo que sepas hacer que el algoritmo de Instagram te vaya a favor, tienes mucho que ganar, a pesar de que no se trata de una profesión fácil.

La profesionalidad de estos instagramers puede definir también su éxito para poder hacer de ello un estilo de vida. Cada vez más, las estrategias de marca que deciden apostar por trabajar con perfiles en Instagram se dan cuenta de que los criterios utilizados hasta ahora, como el número de seguidores, no son más que una manzana envenenada.

Por este motivo, elegir un perfil u otro tiene que ser por el tipo de público objetivo que tenga la acción comunicativa y, sobre todo, la visibilidad adecuada. Lo que vendría a ser este concepto que cuesta pronunciar: ¡engagement!

Desde UNDATIA comunicación trabajamos este tipo de estrategia centrada en esta red social: generación de base de datos específica para cada marca, generación de contenido, creación de comunidades e, incluso, colaboraciones con instagramers. Es por eso que decimos que, "Yes, we Instagram", porque ahora es el momento y nosotros formamos parte del movimiento.