Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información consultando nuestra política de cookies. Aceptar

Las claves para una buena gestión del gabinete de prensa

Maria Dolors Cuenca
14 de Enero de 2019

Decía Don Quijote en una de sus frases más célebres: “Que hablen de mí, aunque sea mal”. Que hablen de nosotros sigue siendo una máxima para cualquier empresa o institución; sin embargo, estaremos de acuerdo en que no queremos estar en el centro de la opinión pública a cualquier precio. Hacer una buena gestión de nuestro gabinete de prensa puede ser uno de nuestros mayores aliados a la hora de estar presentes en los medios de comunicación y, así, llegar a nuestro público objetivo y a la sociedad en general, de una forma creíble y que aporte valor. Ahora bien, una buena gestión del gabinete de prensa requiere esfuerzo, planificación y mucha constancia. Estas son algunas claves para que hablen de nosotros y para que, además, hablen bien:

  1. Tener una estrategia: Detrás de cualquier acción de comunicación siempre tiene que haber una estrategia y, en el caso del gabinete de prensa, no es diferente. Debemos evitar las acciones tácticas y puntuales y plantearnos cuáles son nuestros objetivos a largo plazo. Esto implica calendarizar todas nuestras acciones, pero también definir cómo nos comunicamos teniendo en cuenta aspectos como el lenguaje que utilizamos, el vocabulario y la figura del portavoz, entre otros. 
  2. ¿Somos noticia? Cualquier entidad puede ser noticia, pero no todo lo que hacemos lo es. Antes de emitir una información resulta imprescindible evaluar si puede tener interés para los medios y qué medios pueden estar más interesados en ello: los generalistas, los audiovisuales, los especializados, etc. En todo caso, si llegamos a la conclusión de que puede no resultar interesante para los periodistas, podemos optar por comunicarlo a través de nuestras redes sociales o a nivel interno. Aplicar criterio a la hora de definir qué comunicamos es esencial para poder mantener un buen gabinete a largo plazo y no convertirnos en carne de spam para los medios. 
  3. Ponernos el sombrero de periodista: A la hora de redactar cualquier pieza informativa para distribuir entre los medios resulta esencial que el formato responda al periodístico y evitar un lenguaje que sea demasiado corporativo o publicitario. Cuando elaboremos cualquier pieza (una nota de prensa, un artículo de opinión, un dosier informativo) deberemos recurrir a las fórmulas propias del periodismo con titulares explicativos y un lenguaje lo más neutro posible. En nuestro artículo Tips para crear una noticia encontraréis más información sobre cómo crear una noticia perfecta.
  4. Los contactos sí importan: Como ya hemos apuntado, tan importante como saber qué información mandamos es tener claro a quién nos dirigimos. Por ello es necesario hacer llegar a cada periodista lo que quiere recibir y lo que más puede encajarle. Tener una base de datos trabajada y actualizada, conocer las necesidades de cada medio y cuidar la relación con los periodistas es una de las claves, no sólo para que nos publiquen, sino para que nos tengan en cuenta a la hora de tratar algún tema relacionado con nosotros.
  5. Medir los resultados: Si al principio decíamos que tener una estrategia es fundamental para cualquier acción de comunicación que se plantee como de largo recorrido, no menos importante es medir los resultados de cada una de nuestras acciones. En el caso del gabinete de prensa, debemos evaluar qué impacto ha tenido nuestra tarea y analizar qué tipo de piezas o propuestas han funcionado y cuáles no. Si no nos publican quizás es porque no estamos haciendo bien alguno de los pasos anteriores. Saber por qué ha fallado una acción de comunicación, sin duda, nos dará muchas pistas para acertar en la próxima e incluso replantearnos la estrategia. 

En definitiva, el gabinete de prensa puede ser una herramienta de gran utilidad para nuestras entidades si lo profesionalizamos y forma parte de una estrategia de comunicación global y alineada con los objetivos de la empresa.  

¡No temas a los medios de comunicación; apórtales valor!